MIWE aircontrol

Sencillamente genial, genialmente sencillo

La dosis adecuada marca la diferencia. Esto mismo se aplica a la cantidad de aire en circulación en los hornos de convección. Solo cuando la cantidad de aire en circulación se adapta perfectamente al producto se consiguen los resultados óptimos. Y, de paso, se ahorra en costes energéticos.

Todos los panaderos saben que en los hornos de bastidor giratorio la transferencia de calor a la masa tiene lugar mediante convección, esto es, transportando el calor por medio de la circulación de aire.
Para ello, hay dos parámetros que desempeñan un papel importante: la diferencia de temperatura entre el aire en circulación y la masa y la cantidad (o velocidad) del aire en circulación. Ambos parámetros se condicionan mutuamente. Para transmitir la misma energía, se puede reducir la cantidad de aire a una temperatura elevada (o dentro de ciertos límites físicos y tecnológicos) o aumentar la cantidad de aire a una temperatura más baja.
Sin embargo, el resultado no será el mismo, ni energéticamente (las temperaturas más bajas consumen menos energía) ni tecnológicamente (la mayor circulación de aire también propicia un mayor secado en la superficie del producto). En la práctica, existe una combinación óptima de temperatura y cantidad de aire para cada producto y en cada fase de horneado.

Regulación precisa de la circulación de aire
Para poder jugar con los parámetros y así optimizar respectivamente la calidad de los productos horneados, se necesita un dispositivo técnico que permita regular la circulación de aire de manera sencilla pero lo más precisa posible. Y que además pueda soportar de modo fiable la carga térmica constante en el entorno del elemento calefactor y que, incluso en caso de fallo, no lleve a un paro total del horno. 


Mecánica robusta para uso continuo
Los convertidores de frecuencia no cumplen estos requisitos.
Por esta razón, los desarrolladores de MIWE idearon hace años una solución que tiene un nivel de rendimiento más alto que los ventiladores controlados por frecuencia y que también es muy superior en términos de robustez y facilidad de mantenimiento: el MIWE aircontrol patentado. En este caso, la cantidad de aire se controla mediante la apertura transversal variable de una compuerta corredera que está situada entre la cámara de horneado y el elemento calefactor. Esta sección puede cerrarse casi instantáneamente (por ejemplo, si la puerta está abierta o durante la adición de vapor), lo cual ahorra hasta un 10 % de la energía calorífica.

Menos agua = menos energía
Como el vapor solo tiene que llenar la cámara de horneado y no el elemento calefactor, con la misma cantidad de agua genera bastante más vapor (o lo que es lo mismo, obtiene la misma cantidad de vapor con menos agua y, por tanto, menos energía). En caso necesario, la compuerta corredera se puede abrir con un asa, de modo que puede continuar horneando incluso si se produce un fallo.

Control preciso e individualizado
La posición del MIWE aircontrol y, por tanto, el volumen de aire en circulación pueden configurarse en el mando del horno para cada fase del horneado de forma individual. Así puede crear las condiciones óptimas para cada producto.

Si pulsa en el vídeo, se enviará una solicitud con su dirección de IP a YouTube o a Google. Información de protección de datos

Las ventajas del MIWE aircontrol

  • Condiciones de horneado óptimas para cada producto
  • Control sencillo e individualizado en cada fase del horneado
  • Construcción mecánica robusta sin susceptibilidad a los fallos
  • Incluso en caso de fallo puede continuar horneando
  • Contribuye a ahorrar agua y energía

MIWE aircontrol en la revista MIWE impulse

En la revista MIWE impulse puede encontrar más información sobre el tema.

Todos los productos con la tecnología MIWE aircontrol

Este sitio web utiliza cookies. Al utilizar este sitio web, acepta el uso de cookies. Información de protección de datos